martes, 7 de octubre de 2014

Tarte Flambée


Tarte Flambée

El Flammkuchen, o Flammenkuchen, es una comida típica de la gastronomía de las regiones de Alsacia (Francia) y del Palatinado y Baden (Alemania).

En alsaciano es conocido como Flàmmeküeche, y en francés se traduce como Tarte flambée.

La base de la flammkuchen es una fina masa de pan sencilla, elaborada con harina y agua, sobre la que se colocan otros alimentos; tradicionalmente cebolla cruda, panceta y nata líquida, que suele estar un poco condimentada. Los ingredientes se mezclan y se echan sobre la masa de pan en crudo, y luego se cuecen al horno fuerte durante diez a quince minutos.

Se suele servir en la mesa sobre una tabla de madera y se come en trozos con la mano.

En una conocida cadena de restaurantes de flammkuchen, es típico que el camarero siga trayendo flammkuchen hasta que el cliente decida parar.

Según la tradición, el flammekueche apareció en los años 1900, cuando antes de meter el pan el horno, se ponía una fina capa de pan, como prueba, para tantear la temperatura adecuada para que luego el pan se cociera perfectamente sin quemarse. Esperando a que el horno consiguiera la temperatura correcta, se iba echando de vez en cuando una finísima capa de pan y se contaba el tiempo, las finas capas de pan debían cocerse en medio minuto exactamente, a partir de ese momento podían ya cocer los panes. Las finas tortas de pruebas no se tiraban y en algún momento surgió la idea de que se les podía poner lo que tenían más a mano, y sin ser muy caro, para aprovecharlas y conseguir otro producto que pudiera servir como un plato.

Es de este método de donde proviene el nombre de la flammekueche, que quiere decir "cocinado en las llamas" o "coca a las llamas". En alsaciano, "Flamme" es el plural de "d' Flamm", y por eso en alemán se le llama también "Flammenkuchen" además de "Flammkuchen". La raíz germánica kuchen significa literalmente "torta", "pastel" en alemán.

                                                                                                         Wikipedia

Todo empezó cuando hace unos días buscando por internet, no recuerdo qué, me encontré con que la gente hacía de su horno un horno a la piedra, simplemente acoplando una piedra resistente al calor del tamaño adecuado a los hornos tradicionales.
Fue tal mi entusiasmo que 15 minutos más tarde ya tenía mi pedido hecho. Si te apetece aquí tienes donde comprarla:
Piedra de pizza

Tengo que decir que es la primera vez que compro "online", pero no será la última! Primero porque en un momento la compré sin ningún problema, me la trajeron en el plazo previsto, y además no me decepcionó, sino todo lo contrario:

La piedra prometía una masa más crujiente, como en las pizzerías y así me ha salido.
Hoy la he probado y para ello he hecho una tarte flambée, ¿que de donde he sacado este nombre? Pues de la caja donde venían empaquetadas la pala y la piedra:

Busqué lo que era esa "tarte flambée" y me encontré con este video:
Tarte flambée ou Flammekueche

Siguiendo sus instrucciones aquí os traigo una deliciosa y crujiente Flammekueche a la piedra!!!! Parece una pizza pero nada tiene que ver, sobre todo por el sabor que le da la salsa tan diferente a la de tomate a la que estamos acostumbrados.


Ingredientes

  • Masa de pan sin levadura. Para esta necesitaremos:
  • 250 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 25 gr de aceite de oliva
  • 120 gr de agua


  • 60-70 gr de nata
  • 70 gr de requesón (también sirve un queso crema)
  • 12 gr de maizena
  • nuez moscada
  • 200 gr de bacon a tiras o panceta en daditos
  • 1 cebolleta grande
  • un chorro de vino blanco (1 cl)
  • sal
  • pimienta
  • queso para gratinar tipo gruyere, emmental... ( cualquiera que funda)

Elaboración

  1.a. En el video podéis ver como se hace la masa a mano: Se mezcla la harina tamizada con la sal, se le añade el aceite y poco a poco el agua tibia y a amasar hasta que quede una masa suave y elástica.

  1. b. Con la thermomix:  Ponemos los líquidos y la sal en el vaso, programamos 1 minuto, velocidad 3, a 40º. A continuación añadimos la harina tamizada y programamos 1 minuto a velocidad espiga.
 

 

  2. Una vez tengamos la masa preparada formamos una bola y la dejamos reposar. Este tiempo de reposo le da mejor sabor a las masas y permitirá que al estirarla la masa no se encoja. El tiempo lo marcas tú, según la prisa que tengas. Yo lo he dejado toda la mañana, desde que me he levantado hasta la hora justa de meter la masa en el horno. Siempre forrada con un film para que no le de el aire y forme corteza.

  3. Vamos con el relleno, en este caso consta de dos partes:
Por una parte ponemos en una sartén, con una gota de aceite las tiras de bacon, rehogamos un poco y añadimos la cebolleta cortada en aros.
 

  4. Añadimos un poco de sal y pimienta recién molida, rehogamos un poco, no es necesario que tome color ni se quede blandita. De hecho hay recetas en que tanto la panceta como la cebolla se ponen en crudo para que se hagan en el horno. El problema es que al hacerlo a la piedra, como va a ser más rápido, tal vez se quede demasiado cruda.
Añadimos entonces el chorro de vino blanco, yo suelo tener jerez para añadir a todos mis guisos.
 

  5. Dejamos unos minutos hasta que se evapore todo el líquido, removiendo para que todo coja sabor pero con cuidado para que la cebolla no pierda su forma en aros. Apagamos el fuego.
  6. Vamos con la crema: Ponemos en un bol el queso y la nata con la nuez moscada y removemos. Añadimos la maizena y mezclamos bien para que no queden grumos de harina sin deshacer.
 

  7. Precalentamos el horno a 250º. Si tienes ya una piedra tan chuli como la mía la ponemos en frío, en el momento de encender el horno y en la ranura más baja, jamás en el suelo del horno porque podríamos tener un "estropicio" dadas las altas temperaturas con las que trabajamos.
Con la piedra, el horno tardará entre 30-40 minutos en llegar a estos grados, lo bueno es que luego la masa se hará en un "visto y no visto" .

  8. Antes de nada hay que acordarse de poner un poco de harina, mejor de maiz, sobre la superfície donde vamos a estirar la masa, de lo contrario al sacarla se nos habrá pegado y se romperá.
Estiramos la masa fina, fina, finísima. Esto no es una pizza, no tiene levadura y debe quedar como una hoja de papel.
(Aquí he tenido un problemilla: Yo quería que la pizza me quedara a la medida de la piedra y así la he hecho, pero con las prisas no he pensado en como, después de rellena, la iba a trasladar puesto que la pala no es tan grande como la piedra, y , esto no lo he dicho, sobre la piedra no se puede poner ni papel de hornear ni silicona. ¿Qué he hecho? Pues corriendo y quemandome viva he colocado la masa sin relleno sobre la piedra le he "tirado" la crema y corriendo, corriendo el relleno por encima. Ha punto ha estado de hacerse la masa sin el relleno!!!!! Pero no, yo he sido más rápida y aún me ha dado tiempo a espolvorear de queso rallado). Uffff!!!!!!!
¿No querréis además fotos????????? Me ha sido imposible! Bueno he hecho una cuando ya estaba a punto de cerrar el horno!
 

También hay que acordarse de enharinar la pala, mejor con maizena, no me preguntes por qué, lo he leído en algún sitio!!!!
 

La próxima vez tendré pensado una solución para el traslado o mejor, con esta cantidad hacer dos, que además aún podrán ser más finitas!!!!!!

9. En 6 minutos aquello ya estaba perfecto!!!!!!!!!!!!!!!!!!







                                                      Y riquísima!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!










7 comentarios:

  1. mmmmmmmmm pero que deliciosa! tiene una pinta deliciosa y con esos ingredientes.. puff un 10! me apetece ahora mismo eejej
    un beso!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. El nombre es rarísimo! No lo había oído nunca, pero tiene que estar de maravilla con el bacon y la cebolla... Mmmm... Tomo buena nota!

    ResponderEliminar
  3. Una entrada de lo mas interesante!!!! por la receta y por lo que has comprado. No conocía esta receta y si no la explica yo hubiese pensado que es una pizza. Y en cuento a lo de la piedra no la conocía, bueno había visto lo de carne a la piedra, y me supuse que la calentarían en el horno, pero no que sirviera para cocinar también dentro de él. Gracias por enseñarnos.
    Besinos

    ResponderEliminar
  4. la verdad es q la pinta es maravillosa y ya me has convencido para comprar la piedra... jejeje

    ResponderEliminar
  5. Estaba buscando blogs que hablasen sobre la flammenkuchen y he llegado a ti. Muy buena pinta, aunque a nosotros nos salió un poco más gruesa, tipo pizza napolitana.

    ResponderEliminar