jueves, 2 de abril de 2015

Garbanzos con almejas



Garbanzos con almejas

  Un plato muy sencillo con un sabor muy suave y agradable para cualquier momento y cualquier estación. 
Si en lugar de cocer los garbanzos los ponemos de bote, lo podemos tener en 15 minutos!
No hay escusa para no comer legumbres cada semana!!!

Para esta receta he elegido un garbanzo Pedrosillano:
De las variedades de garbanzos que se cultivan en España, el garbanzo Pedrosillano es uno de los más apreciados aunque antaño no tuviera el mismo valor por su reducido tamaño. Y es que el garbanzo Pedrosillano,  es bastante más pequeño que el garbanzo castellano y cualquier otro.

Los garbanzos Pedrosillano tiene otras características muy valoradas, una de ellas es que tiene una piel muy fina y después de su cocción no se ‘despelleja’ como el resto, lo que hace más agradable su degustación. Su forma es más redondeada, con el pico pequeño y puntiagudo, es algo menos arrugado, muestra sus cotiledones separados por una línea recta bien definida y su color es crema intenso y anaranjado.

Ingredientes

  • 330 gr de garbanzos secos 
  • 500 gr de almejas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro o unas cucharadas de tomate triturado
  • 1 cucharada de harina
  • aceite de oliva (le he puesto la variedad Cornicabra)
  • 150 ml de vino blanco
  • sal
  • perejil


Elaboración

  1. La noche anterior ponemos los garbanzos a remojo, yo los pongo en agua caliente. A las 10-12 horas los ponemos a cocer con unas verduras y sal hasta que estén tiernos, yo los hago en la olla en 40 minutos.
  2. Ponemos las almejas en un cuenco con agua y sal durante 30 minutos para que suelten la arena. Pasado este tiempo las enjuagamos y escurrimos. Las ponemos en un recipiente, a fuego fuerte, hasta que se abran.


 

  2. Ponemos aceite de oliva en un recipiente y añadimos los ajos picados. Dejamos unos segundos hasta que comiencen a tomar color. Añadimos entonces el tomate rallado y la sal. Removemos y dejamos sofreír a fuego moderado unos 7 minutos.

 

 

  3. Espolvoreamos el sofrito con la cucharada de harina, la sofreímos un momento para que no sepa a crudo, como haríamos con una bechamel, a continuación regamos con el vino y sin dejar de remover para que no se formen grumos dejamos que se evapore.

 

 

  4. Incorporamos los garbanzos con unas cucharadas de su caldo de cocción, cuidado con que no se nos quede excesivamente líquido (siempre se puede rectificar añadiéndole más caldo después, difícil será rectificar para disminuirlo). Dejamos cocer el conjunto 10 minutos.

 

  5. Pasados los 10 minutos, añadimos las almejas y su jugo colado. Ajustamos de sal y espolvoreamos de perejil.

 



Servimos bien caliente!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada