lunes, 18 de mayo de 2015

Pan marroquí


Pan marroquí

  Que me perdonen los marroquíes por llamarle a mi versión de su pan del mismo modo que el auténtico pan marroquí. 
Un pan que tuve la oportunidad de degustar en multitud de ocasiones en mi viaje a Marrakech, hace ya 4 años:




"En Marruecos toda comida, por sencilla o importante que sea, se acompaña con pan, que muchas familias, especialmente en el campo, todavía preparan en casa. 
Por lo general de forma redonda, el pan no solo acompaña a los alimentos sino que a veces ayuda a llevarlos a la boca, especialmente si hay salsas y jugos.
A veces, a la masa del pan, se le agrega un poco de ajo; además del pan normal, hay pan al sésamo, al anís, al comino y a la alcaravea."
                                                                                                La cocina Marroquí

Lo cierto es que vine tan deleitada por el pan que comí en Marrakech que enseguida hice mi versión. Cómo por entonces yo no estaba enganchada a las redes, ni tan siquiera sabía manejar un ordenador, no consulté ninguna receta original. 
Con los libros que tenía de cocina, en particular de thermomix, hice un pan con la misma forma redonda y plana, con los cortes de la superficie, que no siempre llevan pero que son habituales.
 Lo elaboré con  una masa enriquecida con mantequilla y huevo.
 El resultado es un pan, crujiente y tierno a la vez, que seguramente un marroquí diría que no se parece en nada al suyo pero que debería aceptar que está rico, riquísimo como el que ellos toman.
Tan apropiado como el auténtico para acompañar las comidas principales o para tomar a cualquier hora, servido con aceite, miel y mantequilla, con ese té a la menta que acostumbran a compartir haciendo honor a su hospitalidad.


La receta de un pan auténtico marroquí, la del pan al sésamo, que incluye el libro de los que he sacado las recetas que se ven en la foto de arriba lleva estos ingredientes:

  • 500 gr de harina
  • 25 gr de levadura de cerveza
  • azúcar
  • sal
  • semillas de sésamo

Elaboración tradicional

1. Se diluye la levadura en una taza de agua tibia con una cucharadita de azúcar. Se deja reposar tapado 20 minutos.
2. Se tamiza la harina con una cucharadita de sal sobre la mesa de trabajo; se forma una corona y en el centro se  añade la levadura.
 3. Se va amasando y añadiendo poco a poco el agua necesaria hasta obtener una masa homogénea.
 4. Se divide en 3 partes y se forman tres panes redondos y chatos. Se espolvorea con sésamo.
 5. Dejamos los panes sobre una bandeja de horno enharinada cubiertos con un paño. Dejamos fermentar 1 hora.
 6. Horneamos unos 30 minutos a 200º C. 


Mi pan 

( He hecho la mitad de la tasa, me han salido dos panes medianos)
  • 75 gr de agua
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 32 gr de mantequilla
  • 250 gr de harina
  • 7 gr de levadura fresca de panadería
  • 1 yema y un poco de clara (ten en cuenta que la tasa entera lleva un huevo)
  • 1 pizca de sal
  • un chorrito de aceite de oliva virgen extra para pintar la superficie

Elaboración con thermomix

  1. Vertemos el agua, azúcar y mantequilla en el vaso. Programamos 2 minutos a 40º C, velocidad 2.



  2. Agregamos la mitad de la harina y la levadura. Mezclamos 8 segundos a velocidad 6.

 

  3. Añadimos el huevo, el resto de la harina y la sal. Amasamos a velocidad Espiga durante 2 minutos  y 30 segundos.

 

  4. Retiramos del vaso con las manos aceitadas. Formamos una bola y dejamos reposar, hasta que doble su volumen, cubierta con un film.

 

  5. Dividimos la masa en dos y le damos la forma. Pintamos la superficie de aceite de oliva, le hacemos unos cortes y añadimos el sésamo, si nos gusta.

 

  6. Dejamos reposar de 30 a 60 minutos, dependerá del calor, hasta que doble el volumen. Horneamos a 200º C , hasta que se dore (este tamaño ha tardado en mi horno unos 15 minutos).

 





Este pan lo he hecho para acompañar un surtido de ensaladas marroquíes. Próximamente publicaré estas recetas:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada