viernes, 28 de agosto de 2015

Habas hervidas


Habas hervidas/ Faves bullides

  Las habas secas ya eran muy apreciadas por griegos y romanos que las comían hervidas o en puré. Hoy se siguen preparando, sobre todo en la Comunidad Valenciana y las Islas.

En tiempos de hambre se servían como plato único pero en la actualidad se toman cómo aperitivo. Se sirven especialmente en ciertos bares y tabernas con mucha tradición y en algunas poblaciones son plato obligado en días de fiesta mayor.

La preparación de las habas secas no es muy costosa aunque requiere su tiempo. Dependiendo de la calidad de la haba debe estar a remojo en agua fría de 24 a 48 horas. Y tener hirviendo de 2 a 5 horas.

Hay quien simplemente las adereza con aceite y vinagre (y en Menorca y en el Alguer también una pizca de pimentón) y quién las pone a hervir en compañía de hierbas y otros condimentos (según los lugares: hierbabuena, laurel, orégano, pimienta en grano, claveles de olor, ajos, un trozo de guindilla). Se sirven con un poco de caldo. Por la Marina hay quien las acompaña con una picada de ajos, perejil, pimentón, aceite y vinagre.

En valenciano se les llama faves bullides, si llevan picante, faves coent y en las comarcas de habla castellana, habas hervidas.

                                   Información sacada de Vicent Marqués, cocinero y escritor: Les faves bullides


La receta que os traigo me la facilitó, muy amablemente, la suegra del vendedor de frutos secos y legumbres secas al que le compré las habas en el Mercado Central de Valencia.

Me hizo mucho hincapié en que le pusiera un buen manojo de hierbabuena que es lo que le daba el sabor característico. Yo, por mi parte, me he permitido añadirle el toque de picante que también me parece que no podía faltar recordando el sabor de les faves bullides que he solido tomar siempre.

La amable señora me indicó que no era necesario utilizar la olla a presión porque se deshacían enseguida.
La próxima vez que las haga sí la utilizaré, también utilizaré agua con menos cal, la de Valencia es malísima para cocer todo tipo de legumbres. Otro truquito, que acabo de leer, para que no se endurezcan es añadir la sal al final, una vez cocidas, es lo que suelo hacer con las lentejas.
La cuestión es que las tuve las 5 horitas cociendo y están riquísimas pero aún se les nota la piel.
  

Ingredientes


  • 500 gr de habas secas
  • una cabeza de ajos
  • un buen manojo de hierbabuena
  • 2 hojas de laurel
  • 140 gr de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • una guindilla o más si te gusta picante (opcional)
  • un puñado de pimienta en grano (opcional)
  • agua abundante, mejor sin cal


Elaboración

  1. Ponemos a remojo las habas, entre 24 y 48 horas, en agua fría. ( La señora me dijo un día pero cómo ese día no pude cocinarlas las tuve casi otro día más).
Les cambiamos el agua 2-3 veces durante el remojo.

 

  2. Ponemos todos los ingredientes en la olla, excepto la sal para que no se endurezcan. Cubrimos con agua que sobrepase un dedo. 
Si lo hacemos en olla normal, ponemos el fuego medio y cocemos hasta que estén tiernas. Será cuestión de varias horas. Durante la cocción podemos añadir agua hirviendo si fuera necesario.
Si lo hacemos en olla a presión he leído que será cuestión de hora y media, aunque esto dependerá de la olla y de la calidad de las habas.

 

  3. Añadimos una buena cucharada de sal y dejamos cocer otros 5 -10 minutos para que cojan la sal.

 

  4. Servimos con un poco de caldo. 
Las podemos congelar en recipientes individuales para sacar la porción del aperitivo que vayamos a tomar.




Y sólo nos falta la cerveza o la sangría!!!!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario