jueves, 18 de febrero de 2016

Asado de quinoa y avellanas especiadas/ Tzatziki


Asado de quinoa y avellanas especiadas.


  La quínoa, quinoa o quinua, al igual que la papa, fue uno de los principales alimentos de los pueblos australes, mapuches, andinos preincaicos e incaicos. Se piensa que en el pasado también se empleó para usos cosméticos en la zona del altiplano peruano-boliviano-chileno-argentino.



La quinoa es un pseudocereal. Es técnicamente la semilla de una hierba, aunque es considerado un grano. Pertenece a la familia de las quenopodiáceas (como las espinacas) pero se compara con los cereales por su composición y su forma de comerlo.

La quinua es rica en vitaminas del complejo B, vitamina C, E, tiamina, rivoflavina, y tiene un alto contenido de minerales, tales como fósforo, potasio, magnesio y calcio entre otros.
En comparación con otros granos integrales, es relativamente rica en proteínas, hierro y magnesio y su sabor es agradable y textura suave, y es excepcionalmente versátil y fácil de usar.

Por suerte para nosotros, desde hace relativamente poco tiempo, la podemos encontrar en nuestros supermercados. Poco a poco iremos aprendiendo a utilizarla para poder introducirla con normalidad en nuestra dieta y beneficiarnos de sus múltiples propiedades. 



Se cocina de 15 a 20 minutos y puede ser utilizado en una gran variedad de platos desde el desayuno hasta el postre. 

Para comerlo primero hay que enjuagarlo en agua fría. Así le quitamos el amargor. A continuación se cuece en agua o caldo hirviendo de 15 a 20 minutos. Una vez cocido, el grano se abre y puede ser utilizado en diferentes elaboraciones ( sopas, arroces, ensaladas, postres....). 

El plato que traigo es del libro la Biblioteca vegetariana de Sarah Brown. Ha sido mi primer plato con quinoa y no puedo decir a qué sabe porque se ha diluido entre el resto de ingredientes pero el conjunto del plato estaba muy rico. 
Se puede acompañar de cualquiera de las dos salsas que traigo. Yo he hecho las dos para probar. Con la de pepino está más refrescante, con la de tomate más sabrosa. También se puede acompañar de otras verduras.

Según indica la receta, si te sobra, se puede congelar.



Ingredientes

  • 100 gr de quinoa 
  • 450 gr de agua hirviendo
  • 150 gr de avellanas
  • aceite de girasol
  • una cebolla
  • 2 cucharadas de sésamo o ajonjoli
  • 2 cucharaditas de cominos
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido ( la receta lo lleva fresco rallado)
  • 150 gr de leche de coco
  • sal
  • pimienta negra recién molida


Elaboración


  1. Calentamos una cucharada de aceite y rehogamos la quinoa, enjuagada y escurrida, a fuego suave durante 1 minuto. Añadimos el agua hirviendo, un poco de sal, removemos. Cuando comience a hervir bajamos el fuego, cubrimos y cocemos 15-20 minutos, hasta que la quinoa esté tierna. Escurrimos si hubiera líquido.


 

 

  2. Mientras se nos hace la quinoa, picamos la cebolla y la rehogamos con un poco de aceite y sal hasta que esté blandita. Añadimos entonces todas las semillas y especias. Rehogamos 3 minutos y añadimos las avellanas picadas.Rehogamos otros 3 minutos y dejamos enfriar un poco.

 

 

 

  3. Mezclamos la quinoa con las avellanas especiadas y añadimos la leche de coco, rectificamos de sal si hiciera falta y espolvoreamos de pimienta. Vertemos en un molde alargado forrado.

 

  4. Horneamos unos 35 minutos a 190º C. Hasta que se vea firme. Dejamos que coja consistencia dentro del horno apagado antes de desmoldarlo. 


  5. Lo cortamos y servimos con la salsa. hay que tratarlo con mimo porque se desmorona facilmente. 






La salsa de tomate especiada la tienes aquí.


La Salsa fría de yogur y pepino ( Tzatziki) te la explico a continuación:



  He utilizado yogur natural para este Tzatziki aunque se suele hacer con yogur griego. Es una salsa que ya tenía en una entrada muy larga en la que puse un montón de platos para una fiesta. Pero la verdad es que no la había explicado paso a paso por eso la vuelvo a traer.

El Tzatziki es una salsa característica de las cocinas griega y turca, muy empleada en los meze.

Los principales ingredientes del tzatziki son el yogur griego, mezclado con abundante pepino rallado, aceite, jugo de limón, ajo y perejil, menta, pimienta o eneldo. Se sirve en un bol, frío o a la temperatura idónea del yogur.  Se puede tomar como acompañamiento o como ensalada, muy refrescante para los meses calurosos.

Ingredientes


  • 2 pepinos
  • 1 yogur ( el mío es natural aunque lo normal es que sea griego)
  • 1 ajo muy picado
  • una cucharada de hojitas de menta picadas ( también puede ser perejil, eneldo, hierbabuena...)
  • una cucharada de zumo de limón
  • una cucharada de aceite de oliva 
  • sal


   1. Pelamos, quitamos las pepitas y picamos los pepinos muy pequeñitos. Los dejamos en un colador, con una pizca de sal, para que suelten toda el agua. Secamos con papel absorbente.

 

   2. Los pasamos a un bol y les incorporamos el ajo y la menta muy picaditos.


   3. Añadimos el yogur, aceite, zumo de limón y sal. Mezclamos y llevamos a la nevera para que se refresque.

 

Nota:  Mucho mejor si se hace con horas de antelación para que se mezclen los sabores.







1 comentario:

  1. Parece ser un alimento bastante completo. Nunca la he probado Lola, pero no dudes que en cuento me la encuentre la meta en el cesto de la compra. Creo que esta receta hay que probarla.
    Bss

    ResponderEliminar